El Maratón

Maratón es el nombre que se le da a una de las disciplinas deportivas más exigentes del mundo y para la cual debe hacerse un entrenamiento físico muy riguroso y de alto rendimiento y resistencia física, porque de no estar en los niveles puede ser altamente perjudicial y provocar daños graves e irreparables en el cuerpo humano.

Podrá sonar muy drástico pero ha sucedido en más de una ocasión porque se considera que este deporte no exige el condicionamiento físico de otros y se tiende a subestimar, pero a los que se atreven a realizarlo se percatan de la auténtica complejidad del mismo.

Los maratones son uno de los deportes originarios de los juegos olímpicos y es costumbre verlo dentro del listado de disciplinas pero sobre todo entre los últimos por las mismas razones que se han expuesto anteriormente.

El origen del maratón

Este deporte nació hace muchos años atrás, durante la época de los griegos, y según cuenta la historia, un hombre observó cómo llegaban varias embarcaciones enemigas a las costas del reino donde vivía, así que corrió un largo trayecto de 42 kilómetros para notificarle a su pueblo sobre este ataque y pereció momentos después de hacerlo.

La disciplina

El maratón consiste en eso, recorrer 42 kilómetros, sin pausa hasta llegar a una meta, por lo que se necesita mucha resistencia física para aguantar el trate durante tanto tiempo y bajo cualquier condición climática que se presente.

Las personas que lo practican no tienden a tener músculos muy tonificados puesto que necesitan más ligereza que les permita conseguir mayor velocidad e impulso para que no se agoten todavía más en su carrera.

Se distingue de otras áreas del atletismo porque recorre una distancia superior a la de cualquier otra, no usa relevos, no tiene obstáculos (más allá de las condiciones climáticas) y puede llevarse varias horas en ejecutarse.

EL maratón es un deporte incomparable para quienes lo practican a nivel profesional y es reconocido por su alto nivel de dificultad, que como ya podrás percatarte, es bastante alto y no debe ser tomado en vano bajo ninguna circunstancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *